Lo bueno, lo malo y lo feo de ser real contigo mismo(a)

 

Ser sincero con nosotros mismos es esencial para vivir. Esta mañana yo pensé que tenía muchas razones para estar peleando por todo y con todos, alguien me comparó con una persona que me ha lastimado por años, tuve una llamada que me dio no muy buenas noticias, traté con una persona que exigia más de la cuenta, otra que al no poder obtener beneficios de mí me ignoró, y muchas otras circunstancias que son válidas y me hicieron sentir irritada, tanto que comencé  a pensar y decir cosas que no debía, empecé a planear en escribirle una mala reseña a la compañía que no me brindó el servicio que debió, al tiempo que debería haberlo hecho, y pensé escribir una queja contra la persona que exigia demasiado, y luego en escribir sobre que tan terrible habia sido mi día. Justo antes de entrar a ducharme, llegué a la conclusión de que era un asunto de percepción mal invertida lo que yo tenía, podía comenzar a escribir un discurso tras otro de lo mala que era la gente  a mi alrededor, de lo mal que me habian tratado, o podia empezar a dar gracias a Dios que las cosas no están peor, y que tengo la posibilidad que muchos otros no, puedo pensar correctamente y aun elegir pensar mejor, puedo ir adonde quiera, puedo comunicarme por diferentes medios, y hay mucha gente que no puede, tengo tanto por qués para dar gracias, que lo único que pude decidir fue escribir sobre mi gratitud por la vida, por la naturaeza, por la gente que me rodea, por las cosas que me gustan y las que no. Tuve que ver el lado bueno, el lado malo, y el lado feo  de sincerarme conmigo misma.

Lo bueno:

Al hacerlo me conozco, y me doy cuenta lo débil que soy, y cuánto necesito a Dios, todo eso me da paz, gozo, y aprendizaje, porque sé que no estoy sola, y que cada circunstancia es una oportunidad para crecer y elegir actuar de manera más sabia.

 

Lo malo

Me toma tiempo y humildad reconocer que estoy mal, y tengo que tragarme mi enojo y las muchas razones que tenia “según yo” para pensar en actuar mal contra aquellos que habian actuado de una forma que no era favorable para mí.

 

Lo feo

Sincerarme conmigo misma, me deja ver lo mucho que me falta para superar cosas que pensé haber superado, como la impaciencia, la ira, el deseo de retribuir a los demas de acuerdo a como ellos han sido conmigo, (ojo por ojo, diente por diente), y nueva vez más me hace bajar la cabeza y pedir perdón al cielo porque no quiero ser así, en realidad me lastima reaccionar de esa manera, siento un gran alivio de que no hice ninguna de las cosas que pensé y planeé hacer mientras estaba tan enojada, ahora, estoy en paz, y sé que mañana tendré otra vez la opción de quejarme y enojarme por todo o dar gracias por todo, y sé cual será el resultado, si doy gracias tendré paz y me sentiré más feliz, si me quejo, haré todo un drama y me sentiré peor, eso sería como dar pasos hacia atras, así que desde ya, estoy practicando en mi mente el dar gracias hoy, y mañana, porque al final yo se que …”a los que aman a Dios todas las cosas le ayudan a bien, esto es a los que conforme a su propósito son llamados”. Romanos 8:28.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s