El re-encuentro I

reenc

Hace un tiempo, me ví frente a alguien que hacía mucho tiempo no me encontraba.   El es y siempre ha sido alguien muy importante para mí, pero por algún motivo, habíamos perdido contacto. Parecía una cita programada, aunque no fue así. No podía creer que estaba de nuevo frente a él.  Aunque el clima estaba frio, por un momento la temperatura subió y el ambiente se sentía sereno y agradable. El aire estaba cargado de preguntas, anhelos, expectación, misterio…casi podía escuchar los latidos de mi corazón, estaba tan nerviosa, no sabia qué decir, él tambien guardó silencio, pero seguía estando ahí.  Pude percibir que él tampoco quería irse. Era como si nuestros silencios se hablaban entre sí, diciendo “quería verte, he soñado este momento, por qué no habias estado, más aquí? sabes que este es tu lugar”…No me atrevía a mirarlo, pero podía sentir su mirada sobre mí que me quemaba, sus brazos que deseaban abrazarme, podía asegurar que en mi mente era como si escuchara su voz silenciosa susurrándome al oido cuánto me amaba. Aún así no podía yo pronunciar una sola palabra, sabía en mi interior que ese momento llegaría y aunque con miedo, traté de mantener la calma, y aparentar que todo estaba bien. Yo sabía que ese instante era decisivo, que si no le mostraba lo importante que él era para mi, nada cambiaria entre nosotros, seguiríamos estando frente a frente pero con un puente roto de intermedio, que no habia forma de reparar.  Sentía que no podía perderme la oportunidad de decirle de una vez por todas lo que había en  mi corazón. Sentía la extraña convicción de que él estaba al tanto de lo que yo pensaba, y aún más, que sabia todo lo que yo había estado haciendo, y lo avergonzada que me sentía, pero yo tambien sabia que si él aún seguia ahí era porque no me iba a rechazar ni a darme la espalda, por causa de mis fracasos, de mis malas elecciones y por tenerlo olvidado. Su tranquilidad, su silencio, me daban a entender que él me entendía, y que su amor por mí era mayor de lo que me pudiera imaginar, pero al mismo tiempo mis dudas me hacían creer que estaba confundida que eso no era verdad, que con qué derecho me atrevía a siquiera pensar que él me podía perdonar despues de todo lo que le había hecho. Lo había dejado de lado, me había tomado otro rumbo totalmente opuesto a lo que él y yo habiamos planeado juntos, le había mentido, diciéndole que cambiaría, cosa que no hice, ni intenté. Le había fallado a mi promesa de siempre estar con él.  Tenía una gran batalla en mi mente y mucho miedo, aunque una y otra vez sentía la gran necesidad casi enloquecedora de lanzarme hacía sus brazos y sólo abrazarlo fuerte, y pedirle perdón, y decirle que mi amor no había cambiado, que había elegido mal y por eso nada me salía bien hasta el momento, pero al mismo tiempo, quería mantener la cordura y seguí allí inmóvil aunque todo en mí lo necesitaba. Cada segundo parecía eterno, ya quería escucharle decir aunque fuera una palabra.

Continuará…

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s