¿Guerra Espiritual? ¿Cómo se hace?

Si bien es una realidad que estamos en medio de una guerra espiritual o invisible alrededor nuestro de día y de noche entre las fuerzas de las tinieblas (satanas y sus aliados) y el reino de los cielos, que son los angeles de Dios que están luchando a favor de los que vamos a heredar la vida eterna.(Leer Efesios 6:10-16). El resultado de esa guerra espiritual lo podemos ver cada dia en nuestras calles, al ver las noticias y lo que se publica en las redes. O no nos vayamos muy lejos, miremos a algunos familiares y conocidos nuestros, es obvio que hay algo espiritual operando cuando podemos ver el rechazo, la mentira, la manipulación, la envidia, y toda clase de maldad de manera visible. La injusticia, el racismo, el odio, las calumnias, los abusos de todo tipo, la confusión, el miedo de la gente alrededor, y todo lo que se ve en nuestros dias, tiene un transfondo espiritual.  A muchos de nosotros nos han enseñado muy mal, hemos perdido la perspectiva hasta en la oración. No oramos con base a los puntos de la oración del Padre nuestro, que enseñó Jesus, y por eso no pasa nada.

“Cuando ustedes oren, no sean como los hipócritas; porque a ellos les gusta ponerse en pie y orar en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos por los hombres. En verdad les digo que ya han recibido su recompensa. “Pero tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cuando hayas cerrado la puerta, ora a tu Padre que está en secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.

“Y al orar, no usen ustedes repeticiones sin sentido, como los Gentiles, porque ellos se imaginan que serán oídos por su palabrería. “Por tanto, no se hagan semejantes a ellos; porque su Padre sabe lo que ustedes necesitan antes que ustedes lo pidan.

“Ustedes, pues, oren de esta manera: ‘Padre nuestro que estás en los cielos, Santificado sea Tu nombre.

‘Venga Tu reino. Hágase Tu voluntad, Así en la tierra como en el cielo.

‘Danos hoy el pan nuestro de cada día.

‘Y perdónanos nuestras deudas (ofensas, pecados), como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores (los que nos ofenden, nos hacen mal).

‘Y no nos metas (no nos dejes caer) en tentación, sino líbranos del mal (del maligno). Porque Tuyo es el reino y el poder y la gloria para siempre. Amén.’ “Porque si ustedes perdonan a los hombres sus transgresiones (faltas, delitos), también su Padre celestial les perdonará a ustedes. “Pero si no perdonan a los hombres, tampoco su Padre les perdonará a ustedes sus transgresiones (faltas, delitos). ”

Mateo 6:5-15 Nueva BIblia Latinoamericana.

Nuestro Señor Jesucristo nos dejó un modelo de como orar. Hay varios puntos a tomar en consideración:

1- La oración debe ser algo privado, a menos que estemos en algún lugar público de manera circunstancial y sea necesario orar por alguien. Si estamos en público tambien se puede orar discretamente, que sólo el Señor sepa que lo estamos haciendo, a menos que estemos orando en acuerdo con alguien más.

2- No hay que hacer repeticiones, ni rosarios, ni nada por el estilo, orar es conversar con Dios. Debemos hablar con él dirigiendonos a él por quien él es, y  lo que representa para nosotros, nuestro Padre, la fuente de dónde salimos. Lo primero es reconocer quien es El, El es nuestro padre, El es santo, y aparte de estar en nuestro corazón tambien está en el cielo.

3-Pedimos que venga su reino, que el gobierne y tome el control de nuestra vida, familia, ciudad, situación, etc., y que haga su voluntad en cada cosa así mismo como ya lo planeó en el cielo, que lo haga aquí y ahora.

4- Pedimos provisión, puede ser economica, espiritual, emocional, podemos pedirle consejo, paz, sabiduria, alimentos, dirección, libertad en todas las areas, una unción fresca, llenura de su presencia, ayuda para alguien más, etc.

5- Pedimos perdón por nuestros pecados contra él y contra los demás, luego de haber perdonado a los demás, porque si no perdonamos a los demas, Dios no nos perdonará a nosotros, porque él es justo.

6- Pedimos protección contra las tentaciones y los ataques del maligno, reconociendo que ya pedimos perdón por nuestras ofensas y no tenemos cola que nos pisen, como muestra de que nos estamos sometiendo a Dios, sabemos que suyos son el reino, el poder y la gloria para siempre, y que nadie es más poderoso que él.

Si no oramos conforme al modelo de Jesus, y nos dedicamos a repetir lo que otros hacen y dicen, sin saber que eso es falta de sabiduria, nada nos  va a funcionar. Algunos le hablan más al diablo y a los demonios, y los reprenden más de lo que alaban y hablan a Dios. Antes yo vivía reprendiendo y echando fuera y gritando y no pasaba nada. Hasta que me fue revelado lo que dice la Biblia en Santiago 4:7:
“Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.”
‭‭No hay forma de que funcione lo que dice este versiculo, si lo hacemos al revés. Si no me someto a Dios, (no me controlo la lengua,no cuido y controlo mis pensamientos, no respeto las autoridades, no perdono, no respeto ni siquiera las leyes naturales de tránsito, si no hablo verdad, no me congrego por estar en rebelión, etc) significa que no tengo armadura, porque ésta no es algo simbólico, si no algo real.  En ese caso, no importa cuanto grite y haga “guerra espiritual” Si no camino en justicia,(en buena relación con Dios y con el prójimo) si no camino en Paz, si no hablo verdad, y mi corazón, ni mi mente, ni mi boca han sido transformados, porque me he rehusado a obedecer la palabra de Dios escrita, y no los he entregado en serio al Señor, entonces nada a mi alrededor cambiará para bien. En el “mover nuevo” nos han engañado, al decirnos que lo único que hay que hacer es “guerra espiritual” a la manera de ellos, vociferando decretos y  maldiciones al aire que luego se vuelven contra ellos mismos. Por eso cada vez hay más gente con desgracias inexplicables, y la vida desordenada, porque recibieron enseñanzas equivocadas, y pensaron que el gritar al aire sin hacer el trabajo correcto en ellos mismos primero, ni obedecer a Dios,  iban a tener la solución mágica a sus problemas. Pero todo lo que aprendieron fueron fábulas de hombres, muy lejos de la realidad.

La Biblia nos advierte:

 “Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo, disputando con él por el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: El Señor te reprenda. Pero éstos blasfeman de cuantas cosas no conocen; y en las que por naturaleza conocen, se corrompen como animales irracionales”. Judas 1:9-10.

  • La pregunta del millón:

¿Quieres hacer verdadera guerra espiritual, sin temor a que el enemigo venga en tu contra con venganza?

  • La respuesta del millón:

1- Enfócate en Dios, ámalo,obedécelo y ama a tu prójimo. Nunca nos dijeron que andar en amor, obedecer la Palabra, orar como Jesus nos enseñó(sin repeticiones) perdonar, andar en justicia (sin legalismos), es guerra espiritual, pero la verdad es que sí lo es.
2- Nosotros no debemos orarle ni hablarles a los angeles, aunque a algunos se nos enseñó eso cuando eramos pequeños. Lo que sí podemos hacer es orar a Dios que envíe sus angeles a nuestro favor. …”a sus angeles Él enviara acerca de tí para que te guarden en todos tus caminos”… Salmos 91:11.

3- No te enfoques tanto en el enemigo, pero no ignores sus maquinaciones, y sus trampas. Mantente listo para responderle con la palabra de Dios que ha sido implantada en tu corazón, la cual has creído.

Habrán momentos en los que tendremos que reprender al enemigo de manera personal , porque vendra en la persona, imagen o pensamiento que menos esperemos para hacernos tropezar, pero necesitamos discernimiento, conocimiento de la palabra de Dios, necesitamos saber cómo trabaja el enemigo y la guía del Espiritu de Dios en nosotros, para hacerlo bien como lo hizo Jesus en el siguiente pasaje:

“Y les decía estas palabras claramente. Y Pedro le llevó aparte y comenzó a reprenderle.  Mas El volviéndose y mirando a sus discípulos, reprendió a Pedro y le dijo: ¡Quítate de delante de mí, Satanás!, porque no tienes en mente las cosas de Dios, sino las de los hombres”.

Marcos 8:32-33. LBLA

No hay aceite más poderoso que la unción que ya tienes adentro desde que recibiste a Jesucristo y creiste en él, y si no tienes la unción, píde a Dios que te la dé, que es él quien la da y no el hombre. No compres aceites milagrosos, ni aceite ungido por internet. Por favor, no te dejes engañar!

No pongamos nuestra confianza en aceites, ni pañuelos, ni santos, ni crucifijos, ni vanas repeticiones. Cristo fue el que murió por nosotros, y es el único camino al cielo, salgámos de la confusión, ya es hora. Si quieres aprender guerra espiritual, lee los evangelios, y mira bien como Jesus la hizo y la ganó, siendo obediente a su Padre, resistiendo al enemigo, y respondiéndole con la palabra de Dios a cada tentación, orando, perdonando y amando a la gente, andando en luz, y haciendo el bien.
¡Oye, nos han engañado! ¡Es urgente, tenemos que volver a escudriñar las escrituras!

¡Tenemos una emergencia!ambulance

 

spiritual-warfare-5

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s