El dolor del silencio

¿El silencio duele?

Bueno, eso dicen.

A continuación, el testimonio de una joven muy querida, por motivos de privacidad, le cambiamos el nombre.

Cintia, era una niña de 7 años de edad muy normal. Parecía que todo andaba bien con ella. Eso hubiera pensado cualquier persona a simple vista, todos, menos Cintia. Lo que nadie sabía era lo que estaba pasando en la vida de esta nena. Una tía que la estaba cuidando había estado abusando de ella sexualmente, la ponía a hacer indecencias contra la pared, le decia que se quitara la ropa para mirarla y tocarla, le decía palabras obsenas, y le pedía que las repitiera,entre otras cosas. Sí, así como lo lees, su propia familiar le estaba haciendo daño. Pero eso no es todo, un vigilante del edificio donde vivía la tia, tambien se estaba aprovechando de la pequeña, besándola en la boca, y incitándola a hacer otras cosas desagradables e inapropiadas. Cintia, no sabia qué hacer, lo peor es que no podía hablar con nadie, su madre andaba haciendo su propia vida, y la habia abandonado a la suerte de esa tía abuela. Al padre de Cintia, no le importaba si la niña vivía o moría.

¿ Cómo podía sonreir esta pequeña , si la persona que se suponía que la cuidara estaba abusando sexualmente de ella, siendo tan pequeña que ni siquiera entendia lo que estaba pasando, y lo más indignante es que no podía defenderse a sí misma? ¿Qué niño o niña puede estar alegre luego que sus padres le abandonan? Puede no entender lo que sucede, puede no registrarlo ni tener la capacidad de discernirlo todo, pero su cerebro está guardando información que algun dia usará en su contra. Esas memorias van a venir en la etapa de adolescente, o en la adultez, como olas del mar, para recordarle lo solo que se sentía, y que no fue amado, o amada, y van a detonar en el momento que menos se lo espere. Pero esas mismas memorias le van a servir para encontrar la raiz de los problemas emocionales con los que tendra que lidiar por mucho tiempo, pero con la ayuda adecuada, podran sanar poco a poco, hasta convertirse en heridas que ya no doleran.

Cintia creció muy confundida, y en su etapa de adolescencia, no sabía si le atraían las mujeres o los hombres. Ella tenía también mucha verguenza por las cosas que habían pasado en su niñez, y guardaba mucho enojo y rencor contra sus padres, su tía, el vigilante,y todas las personas que la dañaron en alguna forma. Cintia se había convertido en una persona amargada, desconfiada, y aislada de todos. Se pasaba muchas horas en las redes sociales mostrando fotos de su cuerpo con poca ropa, o fumando, o tomando, o haciendo locuras. Hacía cualquier cosa por un “me gusta”. Salía con chicos raros, y hacía muchas travesuras juveniles, tratando de llenar su gran vacío y soledad. Un día conoció a una joven que le habló del amor de Dios a traves de Jesucristo y de su perdón para nuestros errores, y que debiamos perdonar a aquellos que nos dañaron. Cintia abrió su corazón y comenzó a contar lo que había pasado, por primera vez experimentó una paz que nunca había tenido, comenzó un nuevo caminar con Dios, decidió perdonar, recibió ayuda psicológica, y mucho apoyo de otros creyentes y los pastores de la iglesia. Hoy día, dirije un grupo de jóvenes en su congregación y estudia psicología, porque quiere ayudar a personas que como ella, fueron abusadas.

Ella experimentó en diferentes formas, el dolor del silencio, y descubrió que lo bueno de haber tenido una infancia tan traumática, es que ya ella creció, y ahora nadie podrá abusar de ella, ya no es la niña indefensa y abandonada que no podía cuidarse. Hoy ella, defiende a los niños,niñas y jóvenes abusados, y les motiva a que no se queden callados, que hablen con sus maestras de la escuela, o con una amiga, o una vecina, cuentenselo a alguien, no es tu culpa lo que te han hecho. El abuso en todas sus formas nos  hace mucho daño fisico, relacional, mental, emocional, y de identidad. El silencio hace que el daño duela aún más. Jesús es el mismo ayer, hoy y por los siglos, él puede sanar esas heridas que están ocultas por el silencio si crees en Él.

“Él sana a los quebrantados de corazón, Y venda sus heridas.”
‭‭Salmos‬ ‭147:3‬ ‭RVR1960‬‬

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s