Deja que se enojen contigo.

 “Sucedió después de estas cosas que la mujer de su amo miró a José con deseo y le dijo: Acuéstate conmigo.  Pero él rehusó y dijo a la mujer de su amo: Estando yo aquí, mi amo no se preocupa de nada en la casa, y ha puesto en mi mano todo lo que posee.  No hay nadie más grande que yo en esta casa, y nada me ha rehusado excepto a ti, pues tú eres su mujer. ¿Cómo entonces iba yo a hacer esta gran maldad y pecar contra Dios?  Y ella insistía a José día tras día, pero él no accedió a acostarse con ella o a estar con ella.  Pero sucedió un día que él entró en casa para hacer su trabajo, y no había ninguno de los hombres de la casa allí dentro; entonces ella lo asió de la ropa, diciendo: ¡Acuéstate conmigo! Mas él le dejó su ropa en la mano, y salió huyendo afuera.  Y cuando ella vio que él había dejado su ropa en sus manos y había huido afuera,  llamó a los hombres de su casa y les dijo: Mirad, nos ha traído un hebreo para que se burle de nosotros; vino a mí para acostarse conmigo, pero yo grité a gran voz.  Y sucedió que cuando él oyó que yo alzaba la voz y gritaba, dejó su ropa junto a mí y salió huyendo afuera.  Y ella dejó junto a sí la ropa de él hasta que su señor vino a casa.  Entonces ella le habló con estas palabras, diciendo: Vino a mí el esclavo hebreo que nos trajiste, para burlarse de mí;  y cuando levanté la voz y grité, él dejó su ropa junto a mí y huyó afuera.Y aconteció que cuando su señor escuchó las palabras que su mujer le habló, diciendo: Esto es lo que tu esclavo me hizo, se encendió su ira.  Entonces el amo de José lo tomó y lo echó en la cárcel, en el lugar donde se encerraba a los presos del rey; y allí permaneció en la cárcel.” Genesis 39:7-20.

 Lo anterior aunque parece sacado de una pelicula, es una historia de la vida real. La mujer del jefe de José quería acostarse con él, y lo insistió lo más que pudo, pero José mantuvo su posición de no caer en tal bajeza, él no se dejó manipular, ni por las palabras, ni por el atractivo, ni por las amenazas de esa mujer. Aunque ella mintió contra él y el cayó preso injustamente, él no abrió su boca, ni se defendió contra las acusaciones, ni permitió que eso lo llenara de amargura. José no permaneció para siempre en la carcel, pasados varios años él salió de la carcel a un posición de mayor autoridad que el trabajo que había perdido, ahora era el Segundo en mando después del rey de aquel país, si hubiese querido, hubiera buscado venganza contra la mujer que lo calumnió y por la cual fue encerrado por muchos años injustamente, pero no lo hizo, dejó el pasado atras, perdonó, y por eso pudo prosperar.  Hay momentos decisivos en nuestras vidas, en los que tendremos que decir que no, sin importar las consecuencias. Hay cosas que no vamos a hacer sin importar quien nos la sugiera. El ponernos limites a nosotros mismos y controlar nuestro cuerpo y nuestras reacciones, es sumamente importante en esos momentos de presión. No Podemos permitir que cualquiera entre a nuestra vida, ni a nuestra cama, no cualquiera tiene que saber nuestras intimidades.

Nuestro cuerpo no fue hecho para todas las modas,ni para usar las partes destinadas para un uso, en otras funciones, contaminando así nuestro templo. Me causó mucha tristeza cuando vi las noticias hace unos años y vi que un hombre joven, se introdujo un vibrador por el ano, y este le perforó los intestinos y le causó una infección de la cual murió 3 dias después. Nuestros oidos no fueron hechos para escuchar chismes, maledicencias, ni obsenidades, ni musica que no edifica. La musica que edifica nuestro espiritu es la musica de adoración, ya que fuimos creados para adorar a nuestro Padre celestial. Nuestra boca no fue creada para mentir, ni para maldecir, ni para quejarnos, sino para alabanza de la gloria de Dios, y para anunciar las virtudes de aquel que nos llamó de las tinieblas a su luz admirable, su nombre es Jesus. Tendremos que estar dispuestos a que la gente se enoje con nosotros, nos calumnie, nos injurie, nos amenace, o piensen lo que quieran de nosotros, cuando digamos que no a las sugerencias que nos hagan que están totalmente opuestas a nuestros prinicipios y valores. Y cuando rechacemos todo lo que sea contrario a la palabra de Dios. Se van a enojar contigo, pero no importa, vacúnate contra eso, mentalizate a que no te importe que la gente se enoje, o se aleje, siempre y cuando sepas que Dios se alegra de que te guardes, te respetes, y muestres cuánto lo amas al obedecerle a él. Y no tienes temor a los seres humanos, ni a sus reacciones.

Había un hombre interesado en salir con una joven llamada Anny, él habia evaluado que esta joven vivía sola, tenia casa propia, trabajaba, se veia bien, y era decente, pues este hombre empezó a ofrecerle a Anny su ayuda incondicional en podarle los árboles, y en lo que fuera que Anny necesitaba, ahí estaba él. Pues sucede que un día Anny le preguntó que por qué él era tan amable con ella, y le dijo que ella no quería ningún regalo. Este hombre le contestó que él quería ser su dueño. El le dijo claramente que ella lo atraía supuestamente para algo serio…Que iba a ayudarla en todo y que estaba dispuesto a hacerle todos los favores que ella quisiera con tal de ser su pareja o protector. Anny se horrorizó y abrió sus ojos café bien grandes y le contestó: Dime cuánto te debo, porque mi dueño se llama Jesus, y yo no me venderé a ningún hombre, ya fui comprada a precio de sangre. En todo este tiempo, te he querido pagar por todo lo que has hecho, ¿nunca querías aceptar porque creiste que ibas a ganar este lugar tan importante con simples favores? Te equivocaste conmigo. Yo no soy una cualquiera, ni una prostituta. Mi Padre celestial me provee todas las cosas, trabajo honradamente, no tengo deudas, y no necesito favores. Tengo dinero para pagar todos los servicios que necesite. Si algun día decido tener pareja no lo haré porque necesite un hombre que me ayude, ni por sexo, ni soledad, ni desperación, porque Jesucristo me llena en todo, y no me siento sola,ni tengo necesidad de esas cosas. Tendré pareja cuando yo decida, y será para compartir mi vida con ese rey que merezco porque soy una reina.  Fuí creada para ser ayuda idónea de un hombre, no para que un hombre “me ayude”. Con esas y muchas otras palabras, ese hombre quedó enmudecido, y ella le preguntó ¿por qué no dices nada? A lo que ese hombre respondió que no podia hablar, que hablara ella, pues él no tenia nada qué decir. Y ese fue el principio del fin de aquella amistad.

Tienes que estar dispuesto(a) a que la gente se enoje contigo, y que no te importen sus opiniones.  Pero no permitas que eso te lastime, mantente en tu posición y toma la determinación de no dejar que eso te afecte mental ni emocionalmente.  No permitas que la gente vea que lo que dicen o hacen en tu contra te afecta. Cuando no les dejas usarte, pueden explotar de ira, actúa calmadamente y retírate si es necesario. La gente no tiene que pasarnos por encima, ni invadir nuestro territorio, a menos que se lo permitamos. Deja que se enojen contigo, tú alegráte en Dios y sigue viviendo para él.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s